¿Cómo atacan las puertas ?

Los profesionales que han estudiado los ataques a puertas blindadas han identificado hasta 13 tipos de ataques distintos.

Todos ellos se pueden agrupar en tres grupos, que serían:

  1. Ataques de habilidad. Dependen de la pericia del delincuente y/o de una deficiente gestión del sistema de copia de las llaves. Incluyen técnicas como el bumping, ganzuados, robo de llaves, suplantación de personalidad, etc. Son técnicas que, si son factibles para el delincuente, le permitirán entrar sin hacer ruido y en relativamente poco tiempo.

  2. Ataques a la estructura de la puerta.  Bien sea por el lado del cerramiento como por el de las bisagras.

  3. Ataques al sistema de cierre. Formado por el bombín, escudo y cerradura propiamente dicha. Dependiendo dela calidad y resistencia de nuestro cierre, el delincuente deberá utilizar unas herramientas u otras.

 

En la imagen podemos ver algunas de las herramientas usadas típicamente. Para nuestro objetivo, basta con señalar que es necesario estar protegido contra los tres tipos de ataques. No pensar en los tres a la hora de reforzar o cambiar nuestras puertas supone dejar un agujero de seguridad.

Teniendo todo esto en cuenta, conviene señala que no es posible quedar cubierto contra todos los tipos de ataques cambiando un solo elemento. Es imprescindible el consejo profesional de un  cerrajero, que nos asesorará teniendo en cuenta nuestras necesidades y nuestro presupuesto. En el caso de que nuestro presupuesto no nos permita instalar una puerta de seguridad de grado 4C, es posible que tengamos la posibilidad de instalar en nuestra actual puerta una cerradura con doble cierre. Añadiendo dos escudos, uno de ellos con detección anticipada, habremos conseguido una mejora notable.

En el siguiente vídeo podemos ver ensayos reales sobre este tipo de escudos.

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*