Cómo evitar el robo “de los cinco minutos”

Cómo evitar el robo “de los cinco minutos”

En los últimos años, la tipología de los robos en viviendas en España, tal y como hemos comentado en alguna ocasión, ha cambiado de modo que, en la mayoría de los casos, se reduce a robos rápidos en los que prima la minimización del riesgo sobre la expectativa del botín posible.

Es decir, el ladrón prefiere hoy día entrar en el máximo número de viviendas siempre y cuando lo pueda hacer silenciosamente y en en tan poco tiempo como sea posible.

Dada la obsolescencia de la mayoría de las cerraduras que hay aún instaladas en nuestro país, buena parte de los cuales es vulnerable a ciertos tipos de ataques de habilidad silenciosos o está protegido por piezas que en pocos casos se pueden considerar verdadero escudos de seguridad (sino más bien simples embellecedores), que se pueden extraer en pocos minutos usando exclusivamente herramientas manuales, el campo de acción de los ladrones es prácticamente infinito. Es aleccionador ver cuál es la diferencia entre un escudo hueco o mal instalado y un auténtico escudo de seguridad en el siguiente vídeo donde se muestran diferentes ensayos.

Ensayos sobre escudos de seguridad

La buena noticia es que este tipo de robo, que llamamos “de los cinco minutos” porque es realmente factible violentar gran número de puertas de las que quedan en nuestro país en ese tiempo, también se puede evitar con un desembolso de dinero asumible por todos. Sería necesario cambiar el bombín y hacer  instalar por profesionales un escudo blindado.

De este modo, evitamos tanto los ataques de habilidad que no requieren hacer ruido ni romper la cerradura para entrar, como los ataques simples a la protección del bombín, que requieren poco tiempo y poco ruido. Y es de este modo como actúan los ladrones en los tiempos que corren.

Aún queda un elemento al que no solemos prestar la atención que merece. Puede que tengamos la mejor puerta, un buen bombín robusto y preparado contra el bumping, ganzuados y demás técnicas protegido además por un escudo blindado. Pero no perdamos de vista que esa puerta podrá seguir siendo abierta CON LA LLAVE CORRECTA. Entonces, ¿cómo olvidamos tan a menudo  restringir la copia de nuestras llaves? Dicho de otro modo, es imprescindible mantener un control de las copias posibles de las mismas, asegurándonos de que solo las personas autorizadas puedan hacerlas y de la misma manera no puedan ser copiadas sino en un establecimiento que sea capaz de asegurarnos una trazabilidad impecable de las llaves en bruto y una gestión seria y responsable del sistema de copia.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*